Betiana Bellofato

¿Cómo empezó todo para ti? ¿Cuál fue tu primer acercamiento a las artes?

En el último año de secundaria participé de un taller de fotografía en blanco y negro donde revelábamos y ampliábamos nuestras fotos. Allí empecé a interesarme por la fotografía. Luego estudié diseño audiovisual, y continué haciendo fotos. Pero fue en 2009 cuando, viviendo en Berlín, me puse en contacto con un grupo de artistas que estaban armando un colectivo, i Collective, del cual me volví co-fundadora y con quienes sigo trabajando. Empezó todo con discusiones informales en bares y en nuestras casas, y eso devino en la creación de proyectos en colaboración, con un fuerte interés en ocupar y resignificar el espacio público. Unos años después, ya en México, formé parte del programa educativo de SOMA, en el que busqué darle un respaldo teórico a lo que venía desarrollando más intuitivamente.

¿Cuáles son tus referencias? ¿Admiras obras o artistas que influyeron en tus ideas sobre el arte?

Mis referencias son muchas, y tal vez no todas sean conscientes. Por nombrar unas pocas: Hiroshi Sugimoto, Won Kar Wai, Julio Cortázar, los situacionistas, la psicogeografía, artistas que fueron mis maestros, como Daniel Tubío, y que fueron y son mis compañeros, como Valeria Schwarz, entre muchos.

¿Cuáles son los artistas que te interesan actualmente? ¿Existe alguna obra referente para tu trabajo?

Últimamente estoy volviendo a revisar a fotógrafos que trabajan con el paisaje, estoy leyendo mucho acerca del viaje como medio, a Jack Kerouac, referente del viaje como forma de vida, acerca de la topofilia (los lazos afectivos entre el ser humano y su entorno), artistas que han trabajado el arte postal, la escritura concreta…

¿Recibió tu pensamiento influencias fuera del arte?

Claro, sobre todo del cine, de la charla con la gente con quien convivo o me encuentro, de mis viajes, de la meditación.

Al producir arte ¿Cuál crees que es el recurso más importante con el que puedes trabajar como artista?

El tiempo. Intento crear tiempo, tiempo para detenerse, para contemplar, para contemplarse, para entender las interrelaciones de uno mismo con los demás seres y las cosas. Tiempo para respirar y entender.

¿Cómo definirías el arte que realizas?

Digamos que mi trabajo tiene que ver con el tiempo, las relaciones, el viaje, la poesía, el ritual, la celebración y el estar presente. Me gusta, también, trabajar en colaboración con otros artistas y con gente de otras disciplinas. Con i Collective nos abocamos más a proyectos participativos y que crean dinámicas de conexión social.

betianabellofatto.wordpress.com

icollective-berlin.com



Categoría: Arte, Entrevistas
Tags: