Daniela Bojórquez Vértiz

marzo 30, 2015

¿Cómo empezó todo para ti? ¿Cuál fue tu primer acercamiento a las artes?

Crecí en un entorno cercano al arte y la cultura. Empecé a estudiar fotografía a los 17 años; al terminar la carrera técnica me encontré con que hacer foto no necesariamente implicaba hacer arte. Puedo decir que ahí comenzó todo: cuando mi práctica se orientó a preguntarme sobre el sentido de las imágenes fotográficas. Después estudié creación literaria, publiqué libros y años después decidí partir de ambas disciplinas para usarlas como medios de mi trabajo como artista.

¿Cuáles fueron las primeras obras de arte que recuerdas que te impresionaron?

De James Turrel, en una sala oscurecida aparecía al fondo un rectángulo iluminado con una luz rosa: al acercarse uno veía que la imagen aparentemente plana en realidad consistía en una habitación pintada de blanco con iluminación de color. Me inquietó mucho esa diferencia entre lo “real” y lo aparente. También, cuando era niña, me impresionaba una litografía de principios del siglo XX que estaba en mi casa y mostraba a Fausto y Margarita abrazados y detrás de ellos, Mefistófeles observándolos tras una cortina. La sensación de ser espectador de algo que los protagonistas de la propia obra desconocen me interesa todavía. 

¿Cuales son los artistas que te interesan actualmente?

Sigmar Polke, Tacita Dean y Ulises Carrión.

¿Cuál es la interacción entre la teoría y la práctica en el desarrollo de tu arte?

Suelo partir de preguntas que vienen del tema que esté estudiando en ese momento; de pronto me parece indispensable darles forma a través de la experiencia y ahí es cuando aparece la práctica, que en mi caso se orienta más a vivir algo que a hacer algo. Mis piezas suelen ser resultado de una mezcla entre teoría y experiencia, donde la pieza es el indicio de que hubo algo, una pista, no necesariamente el objetivo final.

¿Cómo procedes en relación al manejo de materiales y recursos en tu producción artística? ¿Cómo definirías el arte que realizas?

Creo que cada idea pide su medio. He hecho piezas que consisten en fotografía atravesada por el texto, u otras donde se destacan la cualidades visuales de la escritura. He usado la fotografía para documentar ficciones literarias y las palabras para orientar imágenes no visibles. Hay muchas otras combinaciones posibles palabra – imagen, me interesa explorarlas, siempre según la idea o las intenciones originales. Al mismo tiempo, la experiencia de ver, la línea sutil (si hubiera una) entre lo real y lo aparente son nociones constantes en mi trabajo.

danielabojorquez.flavors.me


Categoría: Arte, Entrevistas
Tags: