Ramiro Chaves

febrero 12, 2015

¿Cuáles fueron las primeras obras de arte que te interesaron?  Tus inicios en el mundo del arte.

Las primeras obras de arte que me interesaron creo que fueron dibujos animados, tipo He-Man y de esa época. Luego mis padres me mandaron a clases de pintura y cerámica desde muy niño. También algo que me interesaba mucho eran las manualidades que veía que mi abuelo hacía. El era ferroviario, peronista sindicalizado, vivía en un pueblito, de esas personas que saben hacer de todo. El construyo su casa prácticamente y todo el tiempo arreglaba cosas con soluciones bien practicas. Había algo muy creativo en su hacer y que tenia que ver con una identidad cultural compleja,  algo que me llamaba mucho la atención. Después en cuanto a artistas me empezaron a llamar la atención los expresionistas alemanes al mismo tiempo que me estaba metiendo en la escena hardcore punk. Hay una coincidencia en esos dos imaginarios que me cautivo. También recuerdo cuanto me gusto Xul Solar y Berni en mi adolescencia. Me interesaban mucho las películas también, por eso estudie cine y fotografía.

Al producir arte ¿Cuál crees que es el recurso más importante con el que puedes trabajar como artista?

Trato de darme la libertad de trabajar con todo lo que esta a mi alcance. Desde materiales con los que convivo, los recuerdos de lo que pasa en mis sueños, mi historia familiar y sobre todo acercarme a cosas que no conozco. Creo que el animarme a ir a zonas de no conocimiento es una actitud muy importante en mi quehacer.

¿Cuál es tu interés en la teoría y practica en el desarrollo de tu producción?

Me interesa leer básicamente, no me interesa dividir si lo que estoy leyendo es poesía, teoría o humor de Facebook. Todo puede tener un papel igual de importante. La tension entre lo que leemos y lo que hacemos en la practica siempre es eso, una tension, que va hacia ambos lados. A veces me gusta pensar con las manos, no tener un programa claro para ver luego a donde mi accionar me lleva. Generalmente ese accionar sin pensar lleva a lugares muy reveladores. Otras veces si me establezco programas mucho mas fijos y relacionados con lo que estoy investigando, y ahi también de todas formas el trabajo puede llegar a lugares muy libres. No me gusta vivir esa division entre teoría y practica como algo tan rígido.

¿Que opinas de la relación entre espectador y artista?

Todo publico se construye. Es una relación increíble. Yo no hago las cosas para la gente y la gente que las ve idealmente no sabe quien soy y no le importa mi vida. Hay algo tan puro en ese anonimato de ida y vuelta que se vuelve una relación muy constructiva. No me interesa que esa relación pase por la identificación o el entendimiento necesariamente. Me gusta que el artista haga lo que sea y lo que quiera sin temor a ser odiado y también me gusta que la gente reaccione de la manera que sea ante la obra, incluso si esta manera es violenta, denigrante, distante o incrédula. Todas las reacciones ante lo hecho son parte fundamental del como se hizo eso hecho.

¿Cómo definirías el arte que realizas?

Lo defino como bastante mediocre. Siempre lo que produzco es solo la ruina de un pensamiento y de una experiencia que ya no esta en esas cosas. Mi trabajo representa esa frustración temporal quizá. A lo mejor he logrado algunas pocas buenas obras y en ellas podríamos apresurarnos a encontrar definiciones. Mi trabajo tiene que ver con la luz, la poesía, la arquitectura y como esta cosas se articulan en mi voz, ayudado por la fotografía y su relación con la escultura.

yau.com.mx


Categoría: Arte, Entrevistas
Tags: